MILF planet is not a forbidden planet



Desde que los descubrieron, los hermanos Chang andaban como obsesionados comprando y leyendo cómics. Viajaban a todas partes del mundo para obtener lo mejor de lo mejor. Por supuesto, pararon (paramos, porque nos llevaron) en Nueva York. Era una cosa de dos días (ellos pueden darse ese lujo) y ya tenían el sitio identificado: Forbidden Planet, 840 Broadway, muy cerca de Washington Square. Temblaban extasiados ante los montones de revistas. No sabían si empezar por los cómics de Alan Moore, por los de Neil Gaiman, por los de Crumb o por las ediciones especiales de Marvel. Era demasiado. Desubicados, eléctricos, empezaron a ir de acá para allá. En cierto momento, terminaron al fondo del local, y ahí, donde se apilaban los cómics eróticos, encontraron un ejemplar de la editorial Moonstone que los dejó boquiabiertos.

El escritor Tony Lee y el artista Daniel Sampere aparecían como los encargados de darle vida a un súper héroe muy particular, un joven magnético, poderoso y, sobre todo, dichoso. M.I.L.F Magnet se llamaba el cómic. El magneto de las MILF.

Enmascarado, musculoso y vestido de un traje azul metálico, el joven Taser, transformado en MILF Magnet, temía y al mismo tiempo disfrutaba del acoso de unas señoras despampanantes colmadas de inagotables ansias de sexo. Ellas eran las MILF. ¿MILF?, se preguntaron los Chang. ¿Qué siglas eran ésas? ¿Se trataba acaso de una organización criminal conformada por terribles y hermosas mujeres? Buscaron a uno de los empleados de la tienda y le preguntaron. Éste los miró extrañado, casi se carcajea; no podía creer que aquellos chinos no supieran lo que eran unas MILF. Menos mal que los Chang todavía tienen corazón y, antes de que el vendedor hiciera algo impropio, alzaron sus dedos índices. Arriba, sobre sus cabezas, pegados cual hombres arañas, los asesinos locos de O-Ren Ishii aguardaban. Entonces el dependiente se dio a la tarea de explicar con gran seriedad qué eran las MILF. Los Chang, boquiabiertos, no lo podían creer. Envidiaron la suerte del joven Taser, quien, gracias a un accidente mágico ocurrido durante la lucha contra un supervillano, se convertiría en la adoración de las mujeres instauradas en esa edad gloriosa que las incluye dentro de la clasificación MILF.


De inmediato los hermanos recordaron los pasillos del Tolón Fashion Mall, del centro comercial San Ignacio, del siempre incólume CCCT, las variadas salas de cine de la ciudad, los gimnasios, los colegios (sobre todo los pre-escolares), las tiendas de jueguetes y los restaurantes y cafés de moda. Tuvieron una revelación. ¡Venezuela era un país MILF! ¡El país MILF por antonomasia! Entonces se dijeron que lo mejor que podían hacer para atraer a todas esas hermosas damas, para tenerlas a su lado y solazarse en el goce de su presencia divina, era montar un concurso de belleza. Si Osmel Sousa o como se llamase ese señor, tenía su concurso, ¿por qué ellos no podían tener el suyo? En vez de Miss Venezuela, los hermanos Chang tendrían su MILF Venezuela. MILF Venezuela Chang. Nada más y nada menos. Acto seguido nos llamaron. Nosotros, que como ya dijimos fuimos invitado a participar del periplo “comicsiano”, estábamos escuchando el último disco de Mettalica en la tienda Virgin, ubicada a unas cuadras de Forbidden Planet. El disco nuevo de Mettalica se intitula, por cierto, Death Magnetic, así que vayan creyendo en las cosas del destino, queridos amiguitos. El hecho es que contestamos nuestros celulares. En cada uno de los aparatitos un hermano Chang reclamaba nuestra presencia. Es decir, nos ordenaron al unísono que corriéramos a la tienda de cómics. Allí, en la puerta, los encontramos. Acto seguido nos montamos en su limusina Hummer y partimos al New Museum of Contemporary Art, edificio del 235 Bowery diseñado por dos japoneses esclavos de los Chang y en cuya cima se encuentra un helipuerto secreto donde nos esperaba un reluciente Bell 429. Así llegamos al Kennedy y del Kennedy partimos a Venezuela en un avión igualito al de Chávez, pero que no es el de Chávez.


Una vez en Caracas, nos dimos a la tarea de contratar a los mejores asesores en MILF (Joaquín Ortega, Roberto Echeto, Enrique Enriquez, Carlos Zerpa, Salvador Fleján, Lena Yau, Daniel Centeno, entre otros) y nos pusimos a organizar el concurso. No somos Lee ni Sampere, pero algo sabemos de MILFs, o eso esperamos, porque los Chang acechan. Desde las oscuras sillas del teatro acechan y observan nuestros ensayos, a nuestros artistas invitados, las escenografías y, sobre todo, a nuestras candidatas. Más bien, a sus candidatas. Y bueno, este es nuestro blog de siempre, el que promociona la nueva aventura de los maestros Chang.

Esperamos que lo disfruten. Salud, buen provecho y larga vida a M.I.L.F Magnet.


Fedosy Santaella y José Urriola (organizadores)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

http://movies.yahoo.com/photos/collections/gallery/1041/timeless-beauties/fp#photo0

patxi dijo...

Interesante articulo,no sabía nada de las milf,gracias a ti ahora lo sé,
un abrazo eterno de.... Pascual.

Los hermanos Chang dijo...

No se pierdan este MILF, que no es el de la MILF sino otro MILF:

http://www.fas.org/irp/world/para/milf.htm

http://en.wikipedia.org/wiki/Moro_Islamic_Liberation_Front

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=reqTnaxyofI&feature=related

Discursiva. Revista de Literatura y Humanidades dijo...

Estimados amigos

Los invitamos a visitar un blog de una revista de literatura y humanidades DISCURSIVA, peruana.

saludos,

Discursivos

www.discursiva-ed.blogspot.com

Marcelo dijo...

Lo que sea. Puedo seleccionar MILF. Puedo servirles café o atender el teléfono. O asesorarlos financieramente. Pero quiero estar ahí, en el momento exacto en que sean los dueños del universo. Puedo?