Huevos en ascensor

Lena Yau



Marcos espera en la esquina con la moto encendida.

Mira el reloj. Casi es la hora.

Saca un bote de CK One de la mochila y se vaporiza el cuello.

Apunta hacia las piernas y va dando toques hasta que llega al paquete.

Allí se detiene un rato perfumándose el doble de tiempo que el resto del cuerpo.

Ahora sí. Está listo.

La imagina acercando su boca directamente allí.

Abriendo el cierre de velcro con los dientes.

Oliendo su polla, sus pelotas.

Chupándolo.

El paquete se despertó.

Quieto caballo…

En cinco, cuatro, tres, dos, uno… una flecha vino tinto atravesó la calle.

Es ella.

Marcos arranca la moto y se pone detrás del todoterreno de Luisa, la vecina del 7 B.

El portón automático abre lentamente.

Entran.

El toma un atajo.

Llega primero.

Aparca.

Se baja.

Abre la puerta que conduce a los ascensores.

La espera.


....

Luisa mira por el retrovisor.

Detrás de ella viene Marcos, el chico del 7 A.

¿Desde cuándo está allí?

No recuerda haberlo visto en la avenida.

Es lo que tienen las motos. Son pequeñas. Aparecen cuando uno menos lo espera.

¡Cómo ha crecido este crío!

¿Qué edad tendrá ahora?

¿Dieciocho? Sí... dieciocho.

Luisa aparca y saca tres bolsas del súper.

Camina hacia la puerta del cuarto de ascensores.

Se tropieza con Marcos que le sostiene la puerta.

Él le recoge las bolsas.

Le mira los pechos.

Luisa siente dos alfileres helados en los pezones.

La garganta se le llena de aire.

La cara se le incendia.

¿Qué me pasa? ¡Si es un crío!

Recupera la compostura.

Le dura poco.

Mira las piernas del chico.

Duras, marcadas, lampiñas.

La nuez del cuello de tan perfecta es casi obscena.

Entran en el ascensor.


....

Qué buena está la tía.

Vaya par de tetas.

La tengo dura, de piedra, va romper la tela del bañador, va abrirse paso a través del velcro, va a levantar su falda, va a traspasar sus medias de nylon, sus bragas, maldita sea, se me queman los huevos, ¿cuántos pisos quedan?... Ni siquiera hemos comenzado a subir, voy a cogerle la mano y a ponerla sobre mi polla, mira cómo me tienes, perra, no, no, no me atrevo, ¿y si me acerco un poco y la rozo? Me froto así, tiene cara de viciosilla, seguro le gusta, si lo está pidiendo, tiene los pezones como dos canicas. Creo que si la toco me corro.


....

Después de todo no es tan crío. Dieciocho años. Es mayor de edad, no es delito. No tiene acné. Huele bien. Es caballeroso. Debe tener buena conversación. La madre me dijo que estudia Historia. ¿Qué me interesa a mí que converse? Un revolcón y ya. No. Si tiene conversación es un plus. Porque un revolcón es poco, y estos críos, con tanta testosterona ya se sabe. Exceso de testosterona y exceso de ganas que estoy a dos velas. Una tarde con este me garantiza cinco polvos. Ya no fumo. Algo habrá que hacer entre polvo y polvo. Hablar. Por eso sí que importa la buena conversa.


....

Me la tiraría cinco, seis, siete veces. Como me pone esta tía. Mis primeras pajas fueron a su costa. A los 12 años le robé dos bragas y un sujetador. Luisa hacía obras en su piso. Me pidió que mirara de vez en cuando a los albañiles. Entré en su habitación y cerré con seguro. Fisgué todo lo que pude. Toqué sus cremas. Olí su ropa. Me restregué contra sus sábanas. Me hice una paja con su toalla de cara. Busqué la cesta de la ropa sucia. Unas bragas de seda gris. Otras de algodón blanco con sujetador a juego. Las hice un puño y las guardé dentro de mis gayumbos. Su olor en mis partes. No necesité recuperarme para hacerme la segunda del día.

Es callada. No creo que me de la lata después de follar. Mi madre dice que hace unos macarrones sublimes. Menos mal. Porque a mí después de correrme me gusta comer

Y es que me pone… cómo me pone esta tía.


....

Estoy húmeda. Y huelo. Huelo a chocho. Chocho mojado. Si yo me lo siento, él también. Que lento va este ascensor. No aguanto la tentación de saber lo que hay allí. ¿Y si intento coger una bolsa y lo toco? ¡Tiene una erección! ¡Es enorme el chaval! ¡Qué hambre me ha entrado! ¿Habrá condones en casa?


....

Voy a parar el ascensor.

Voy a tocar el freno y me voy a follar a esta guarra.

Tiene los ojos vidriosos.

Lo está pidiendo a gritos.

La voy a levantar en peso.

Le voy a arrancar la blusa a mordiscos.

Le voy a rasgar las medias, las bragas y voy a bascular dentro de ella como un ariete.



....

Ostras.

Se para el ascensor.

Estoy sudando frío.

¿Por qué ahora?

Estaba decidida a tocarlo.

Es la maruja del 4 E.

No, sube.

Hasta el siete sí.

Enseguida se lo enviamos.

Buenas noches.

¿No?


....

La vieja de los cojones.

Le iba a meter mano y se abrió el ascensor.

Que sube con nosotros y luego baja a planta.

Que qué más dan tres pisos.

Que cómo me va en la Autónoma.

Que su nieta va a la Complu.

Se desinfla, se apaga, se achica.

Mi mastodonte se convierte en chihuahua en segundos.

Ella me mira.

Descarada.

Ahora sí, ¿verdad?

Hace unos minutos temblabas.

Ahora te creces, zorra.


....

Sí que tenía acné.

Y la erección… creo que era un calcetín que se movió de su sitio.

Estos chavales…

Donde haya un hombre middle age que se quite el resto.


....

Marcos, dale cariños a tu madre.

De tu parte, Luisa.

Venga.

Hasta luego.


....

En el cubo de la basura del 7 A descansa una botella de CK One casi llena. Marcos llama a Daniel del 11 C para que baje a jugar Wii.

En el teléfono del 7B la oreja de Luisa escucha como el teléfono de Luis suena sin que nadie lo coja. Es el tercer middle age al que llama desde que bajó del ascensor.

En el ascensor, la Maruja del 4 ríe macabra. Le encanta tocar los huevos.



http://milorillas.blogspot.com

25 comentarios:

Adriana dijo...

JA JA JA JA JA!!!

Chama, con la seriedad que me caracteriza, esta vaina te quedo demasiado buena!!!

Me ENCANTOOOOOOOOOOOOO!!!

Ay Bendito, que diran tus fans ahora...

Mil besos Lena, te la comiste con la Milf, el crio y la Maruja!!!

Anónimo dijo...

¡Qué bueno, valiente, caliente y natural!
Como la vida misma, como los huevos...

Verbo... dijo...

MOoooo...

¿Y ésta vereda?
¿y éste linaje?
¿y ésta vena ´´artística´´?

Me cuesta concebir ésta linea de cuentos en ti, pero bueno, me has hecho reir y mucho...

Gracias MO, ♥

M.

Lena dijo...

Yo tengo un lado salvaje, honey...muy salvaje....y de vez en cuando lo saco a pasear.

Fue muy divertido escribir este texto.

Anónimo dijo...

así, así, ah, sí, sí (muy bueno... rico, pues)

SOMMER dijo...

Madre mía vaya dos. Tanto nadar para morir en la orilla....

Si es que hay veces que necesitamos un empujón...

El chico de la ventana dijo...

Que intrigante el conocer ese ladito kinky, misterioso y adictivamente provocativo de ti....

No puedo decir otra cosa que esperaré por el siguiente paseo de ese lado tuyo escondido hasta hoy...

Me encantó...como siempre

Lobita Esteparia dijo...

Vaya vaya, eres como una cajita de sorpresas...muy bueno y divertido. Me has hecho sonreír y menos mal porque llevo un diaaaaaaaa. Besos.

cronopio44 dijo...

Me gusta tu lado salvaje, lena... Y es que, ¡donde estén los middle aged! Besos.

-Pato- dijo...

Nunca dejás de sorprenderme Lena, una maravilla tras otra

PONETE COLORADA PORFIS QUE SOS GENIAL :)

Besos.

Rodrigo dijo...

jajajaja que bien puedes escribir de todo y te sale excelente, este post es buenisimo, cuídate

El chico de la ventana dijo...

Exceso de testosterona y exceso de ganas...

El borde de la cordura, y la sensualidad con sexualidad al gusto...es mi receta exacta para el deseo...

22 años...me pregunto si será a veces importante el usar aquel a veces opacado plus, por el vicio insaciable de tentar aún más...

Lena dijo...

jajajajajajajajjajajajaja

tienes que preguntarle a tu vecina MILF

jajajajajajajajajajajajajajajaja

DaliaNegra dijo...

Buenísimo***:))))))

yo dijo...

JAJAJAJAJAJA!!!!

SEXO SALVAJE

JAJAJAJAJA!

buenisimo!!!!!

MAS

:)

la maga dijo...

sí que escribes bien, lena
y se te da excelente el humor

Goathemala dijo...

Jajaja, la tensión sexual, la atmósfera sexual está creada de una manera magnífica y el final sublime. Un grandísimo relato corto.

Gracias.

Jacqueline dijo...

Nunca falta una maruja anti-pasión!

Me da mucha risa el comentario de Waiting, ya sabe lo que quiere ser cuando sea grande! jajajaja!

No te conocía esa faceta pero me la podía imaginar perfectamente :) no me sorprende.

Te felicito, MO, excelente.

karen dijo...

Es que sós genial, y un poco más...

Esa tensión fue "casi" palpable...

;-)

Anónimo dijo...

http://100cuentos.blogspot.com/

Tenemos un blog donde publicamos cuentos ¿quieres participar?

óscar dijo...

Lena, tengo que decirtelo, eres jodidamente buena. Nos vemos

Lémur dijo...

Esto está excelente! Muy bueno, felicidades...

Alguien que te aprecia dijo...

Lena, que tanto comentario que a veces se me antoja gratuito, no sea la medida de tu autocrítica como autora. Eres buena, pero ten cuidado, los halagos desmedidos te pueden lanzar por un barranco sin fondo. Cree en más bien en la opinión de quienes saben, intercambia ideas con ellos. He visto blogs horrendos, malísimos, con comentarios similares. No es tu caso, es decir, tú si eres buena, pero ten cuidado con tanto sobador de ego.

Lena dijo...

Agradezco tu opinión.
Como no sé quién eres no puede alargarme en la respuesta.
Si hubieras dejado un correo, tal vez...pero no...
En cualquier caso, si te interesa saber lo que pienso, puedes escribirme a lenayau@gmail.com

Gracias por comentar.
(Y por apreciarme. Aún con máscara).

Marcelo dijo...

Me incendié Lenita.